BINGO ONLINE

Encuentra el mejor bingo online y ¡Obtén tu bono de bienvenida gratis!

El bingo, un juego con orígenes europeos y que se populariza en América

Fuente: Pixabay

El bingo es uno de esos juegos en los que su sencillez contrasta con el éxito y la popularidad que ha alcanzado a través de los siglos. Tan simple como borrar una serie determinada de números en función a  las bolas que se van extrayendo de un bombo. No es extraño, por tanto, que este modo de entretenimiento se practique desde tiempos inmemoriales.

En la actualidad, la práctica del bingo se reparte entre una actividad familiar, el lujo y el glamour que en muchas ocasiones rodea a los establecimientos en los que se ofrece y la amplia variedad de salas online que están al alcance del público desde cualquier ordenador o dispositivo móvil con conexión a Internet.

El origen del bingo

Según los historiadores, el origen del bingo se sitúa en Italia durante el siglo XVI, aunque diversos indicios apuntan a que bárbaros y romanos ya habrían practicado en su día un juego similar.

En lo que sí parece haber consenso es en que alrededor de 1530 se comenzó a celebrar en el país italiano un juego que se denominó como “Il Giocco del Lotto d’Italia”. A grandes rasgos se trataba de una especie de lotería en la que un jugador se proclamaba ganador tras reunir una cifra determinada de bolas numeradas.

Pese a que el juego fue ganando rápidamente en popularidad, hubo que esperar para su espaldarazo definitivo hasta 1770, momento en el que ya en Francia se le aplican unas bases y reglas que, en general, se conservan hasta nuestros días. En esa época se comenzó a denominar como Le Lotto, aunque este nombre iría variando según el país que incorporaba el juego.

En los inicios del siglo XIX este entretenimiento ya se había extendido prácticamente por toda Europa y había alcanzado tal grado de popularidad que en algunos países como Alemania se le dio una utilidad didáctica y comenzó a emplearse ocasionalmente en los colegios, aplicado a letras, colores o especies animales durante la educación de los más pequeños.

Fuente: Wikimedia / Joe Haupt / CC BY-SA 2.0

Llegada del juego a Norteamérica

Al igual que en su época sucediera con el póker en sus orígenes y evolución a través del tiempo, este juego hubo de cruzar el Atlántico para consolidar su popularidad y convertirse en ese modo tan extendido de entretenimiento que hoy todo el planeta disfruta.

Fue casi un siglo después de su éxito en Europa cuando el bingo irrumpió en los Estados Unidos, más concretamente en Atlanta. A falta de medios para derrochar en materiales, lo habitual era reciclar los cartones, y para ello las bolas extraídas se anotaban cubriendo los números con alubias o ‘beans en inglés (cuya transcripción fonética curiosamente viene a ser ‘bins), por lo que comenzaron a llamar Beano al juego.

En diciembre de 1929 un vendedor ambulante de juguetes de origen polaco llamado Edwin S. Lowe conoció este juego en dicha capital de Georgia durante un carnaval. Lowe adoptó la idea y se la llevó en su regreso a Nueva York. Cuenta la leyenda que un día jugando en su casa de Brooklyn junto a un grupo de amigos, uno de ellos se emocionó tanto ante la posibilidad de ganar que al salir su bola gritó “¡¡Bingo!!”. Al poco tiempo, Edwin S. Lowe fundaría la ES Lowe Company, una fábrica de juegos que en breve comenzó a imprimir su primera serie de cartones para este juego que más tarde se comercializaría bajo el nombre de Bingo.

Su evolución hasta nuestros días

Desde entonces y hasta hoy apenas se han introducido cambios en el juego. Eso sí, hay que señalar que en aquellos comienzos el bingo contaba solamente con 24 combinaciones de números, por lo que Lowe se vio obligado a contar con la colaboración de Carl Leffler, un matemático de la Universidad de Columbia, para ampliar el número de combinaciones. De este modo llegaron a crear hasta 6.000 cartones con combinaciones únicas.

Foto: Wikimedia / Joe Haupt / CC BY-SA 2.0

Por lo que se refiere a la cantidad de números en juego, el bingo tradicional se presenta con 75 bolas, aunque en la actualidad son bastantes los países (entre ellos España) que utilizan una versión con 90 bolas.

Ya en nuestros días la modalidad de bingo online aporta otro tipo de novedades, principalmente visuales, que resultan atractivas para los jugadores, si bien muchos de ellos aún optan por disfrutar del juego con el tradicional cartón.

You May Also Like

About the Author: overthings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.